Perspectivas

Al tomar posición corporal frente a un tema a fotografiar estamos marcando el punto desde el cual partirá la cobertura de la lente. Miraremos a través del ocular, veremos (o debiéramos ver) líneas imaginarias que traza nuestro poder de observación, encuadraremos, y valores de apertura y obturación mediante, dispararemos.

Luego, al observar la toma obtenida, será posible apreciar qué tan acertado o no fue nuestra ubicación frente a la escena y entenderemos cuan determinante es tal elección. En cualquier caso, siempre una foto que hagamos mostrará nuestro punto de vista, de análisis, de opinión frente al tema relatado.

En la fotografía personal podemos tener tal o cual visión, en la fotografía profesional (en la cual estamos por un propósito pre acordado) debemos obtener la visión que la nota, o el reportaje, o la pauta publicitaria hayan determinado.

Si aprendemos a ver cuáles son -por ejemplo- las líneas de diseño, las aristas, los lados que mejor o peor expresen el carácter o identidad de lo que nos rodea, si nos ejercitamos haciendo girar y girar un cubo de yeso con nuestras manos o aprovechando el tiempo que podamos pasar detrás de una ventanilla y dictamos a nuestra memoria qué es lo que creemos que está ocurriendo..: estaremos de a poco aprendiendo a observar. O sea, a cultivar y desarrollar la principal fuente y tesoro de nuestras fotos: nuestra visión.

Si te parece interesante, veamos lo siguiente.

En esta toma (el interior de un rascacielos en USA) mi objetivo no fue sólo capturar la compleja y repetida trama arquitectónica de líneas que conjugan determinantes rectas verticales cortadas por sensuales formas curvas, sino lo que creo fue lo más crítico: transmitir una inquietante sensación de vacío y vértigo que además se conjugan en un estado muy estático y que te envuelve casi hipnóticamente. El reto es contarlo prescindiendo una toma más obvia que hubiera sido haciéndola en picada (mirando hacia abajo, y tal vez, desde pisos más altos).
Como ves, la luz del sol pierde intensidad hacia los pisos inferiores por lo que la sensación de profundidad gana con las sombras que van haciéndose fuertes en una inevitable caída de tonos. Las plantas, por su parte, dejan al aire sus hojas como una cascada que titila en una gama de vibrantes verdes. La toma en diagonal (principal aliada de todo este relato) nos hace perder el equilibrio como observadores.

En fin. Si estás algo mareado como yo, ese lugar elegido antes de pulsar el botón de disparo pudo ser acertado. Es el responsable en gran parte de que podamos compartir esta pequeña historia que fue concebida desde este punto de vista (desde esta perspectiva) y no de otra.◊

Alex
Gonnet, abril 2012

Comments

comments

Dejá tu comentario


Nombre*

E-mail (no será publicado)*

Sitio Web

Tu comentario*

Enviar

*Campos requeridos.
Fotos © Copyright Alex Caberta - Todos los derechos reservados - Patrol Estudio | Aviso legal y condiciones de uso